sábado, 9 de enero de 2010

Las unidades didácticas (parte primera)

Antes de empezar, tan sólo querría agradecer vuestra atención, especialmente a todos/as los que hacéis comentarios, y sobre todo a los que habéis tenido la amabilidad de haceros seguidores/as del blog. Por otra parte, os recuerdo que si queréis colaborar en la recaudación de fondos para la ayuda contra el cáncer, podéis leer la siguiente entrada:
recaudar fondos contra el cáncer
De momento llevamos 5 € (sí, suena ridículo, pero la semana pasada era la mitad... Imaginaos si siguiese esta progresión)

Como habéis podido comprobar, le estoy tomando gusto a esto de poner títulos a las entradas con un estilo “hollywoodesco” (¡que palabreja!), pero es que bien pensado, la mayoría de los que nos decidimos a preparar unas oposiciones podríamos escribir un guión para una buena película dramática, simplemente relatando todos esos momentos por los que hemos pasado.

Así pues, pongamos a volar nuestra imaginación (como decía Becquer, “es como un caballo que una vez desbocado no sirve tirarlo de la rienda”), y retrocedamos en el tiempo. Imaginadme en una noche de mayo, en la alta madrugada, acodado sobre la mesa de mi escritorio repreto de libros. Frente a mí, la pantalla en blanco del ordenador, con la mirada arcillosa haciendo “travelling” hacia algún recuerdo lejano, vuelto a encontrar, pero perdido definitivamente... Y de repente, me planteo la gran cuestión: “¿cómo diablos preparo quince unidades didácticas?”.

Pues sí, ese era yo, allá por el mes de mayo del 2007. Me sentía como el protagonista del Romance del prisionero, “que por mayo era por mayo...” Mi primer pensamiento fue que tenía que apagar el ordenador y acostarme. La tarea me superaba. Pero me di cuenta de que en principio el desafío no era tan complicado como parecía, ya que en la programación sólo tenía que incluir una parte de los elementos que conformaban las respectivas unidades didácticas. Si habéis ojeado la programación que publiqué en una de las anteriores entradas, en ella, para cada unidad didáctica, sólo incluyo los objetivos, contenidos y criterios de evaluación, así como la temporalización aproximada. De esta forma me resultó bastante fácil incluir estos elementos extrayendo la información necesaria a partir de los siguientes documentos:

- Currículo de Secundaria vigente.
- Libro de Segundo de Bachillerato.
- Programaciones de aula de las editoriales (las suelen publicar en sus páginas web).

La tarea se convirtió en una rutina que consistía en la selección de los objetivos, contenidos y criterios de evaluación correspondientes de cada unidad didáctica, procurando que toda la información presente en el currículo vigente estuviera contenida en las respectivas unidades. Algunos elementos que solían repetirse eran los relacionados con actitudes y procedimientos, que podían aplicarse a cualquier unidad. También procuré incluir contenidos de tipo transversal. De hecho, en el currículo actual, los dos primeros bloques de contenidos de la asignatura de Química están referidos a actitudes y procedimientos, y el texto oficial del currículo indica claramente que no deberán ser tratados de forma independiente, sino que tendrán que integrarse en el resto de los bloques de contenidos.

Por otra parte también he de decir que tuve que “estirar” los contenidos para lograr hacer quince unidades didácticas. Sería el caso de las unidades didácticas 14 (Química descriptiva) y 15 (Química industrial), que perfectamente podrían integrarse también en el resto de las unidades.

Respecto a las actividades, en la programación sólo describo de forma general sus características dentro del apartado de metodología. Como no incluí anexos en la programación, en esta primera etapa de elaboración de unidades didácticas no tuve que diseñar ninguna actividad. Lo dejé para más adelante.

Bien, hasta aquí la primera parte. Saludos y ¡¡buen fin de semana!!

1 comentario:

  1. Para Loli:
    respecto a la consulta que me dejaste en el chat, he de decirte que hace varios años que no doy clase en primero de Bachillerato. La última vez fue en el 2006. En aquella ocasión utilicé el libro de la editorial SM y la verdad es que me encantó. Me pareció muy completo, y con mucho nivel.
    De todas formas lo importante es que en tus unidades aparezcan todos los elementos presentes en el currículo. No lo olvides.

    ResponderEliminar