sábado, 26 de diciembre de 2009

La publicidad y la red de redes: mi propuesta

Un fuerte abrazo para todos los amigos y amigas que tenéis la deferencia de entrar de vez en cuando a visitar mi blog. Hoy voy a hacer unas pequeñas reflexiones sobre el poder de la publicidad en Internet.

Cuando comencé la elaboración de esta página, hace aproximadamente un par de semanas, vi en la parte superior de mi página de administración del blog una pequeña pestaña con la inscripción siguiente: monetizar. No tardé mucho en hacer "clic" en ella (poderoso caballero es Don Dinero), lo cual me condujo de inmediato al mundo de la publicidad virtual de Google, cuyo principal exponente es la empresa Adsense.

La idea básica de este tipo de publicidad es que cualquier persona que lo desee puede introducir en su página web una serie de anuncios relacionados con la temática tratada en la misma. Cada vez que un visitante de la página presiona un enlace que se encuentra dentro de un anuncio se acumula una pequeña cantidad en la cuenta (virtual, al igual que la publicidad) del autor del blog. El valor de cada "clic" es variable, ya que depende del rango que tenga la página, que se establece en función del número diario de visitas. De forma aproximada, cada "clic" puede suponer una ganancia de 7 céntimos de euro para el autor (obviamente Google se lleva mucho más, aunque exactamente nunca se sabe). También te dan la opción de introducir el buscador de "Google" en tu página, de forma que cuando un visitante lo utiliza para buscar algún término también se produce un ingreso en la cuenta virtual del autor.

Hasta ahí todo está muy claro. Sin embargo, pronto se da cuenta uno de que no se va a convertir en el rey Midas introduciendo anuncios en su blog. Sería necesario elaborar muchas páginas web que tuvieran miles de visitas al día y poner mucha publicidad para poder vivir de estas páginas. Y eso no es todo, ya que hay una serie de normas que rigen este sistema de ganancias virtuales, que podrían resumirse en los siguientes puntos:

1) El autor del blog no puede hacer "clic" en los anuncios (al menos desde su propio ordenador). Es una norma obvia; de lo contrario el ratón no duraría ni un sólo día de tanto "clic", :-)
2) Tampoco puede incitar a tus visitantes a que hagan clic en los anuncios.
3) No puede superarse un número dado de "clics" por visitante y día (calculado en función de unos parámetros que sólo Google establece). O sea, si algún visitante hace muchos "clics" en los anuncios, eso resulta sospechoso. Vamos, que los "clics" de los amigos, primos, hermanos, etc. pueden causar problemas.
4) Google se reserva el derecho de cancelar la cuenta cuando lo crea oportuno, sin previo aviso y sin derecho a ningún tipo de remuneración.

La cancelación de la cuenta suele producirse en un gran número de casos en el momento en el que el autor del blog supera el límite de ganancias establecido para poder cobrar por primera vez. Dicho límite son 70 euros. ¡Qué casualidad!, ¿no? Teniendo en cuenta que en España hay 1,5 millones de blogs, sólo con que cancelen el diez por ciento de cuentas, se ahorrarían unos diez millones de euros al año. Se supone que ese dinero se devuelve a los anunciantes

Tras esta exposición de hechos contrastados se me ha ocurrido una idea. El germen de la misma ha surgido mientras veia la televisión. Haciendo "zapping" ha aparecido de repente la imagen de una rubia famosa de la TV. Su curriculum es extenso, y entre otros méritos incluye el haber sido novia de un torero y haberse operado recientemente la cara (hecho al que han dedicado programas enteros en TV). Al rato, en el ordenador he puesto su nombre en Google, y ¡ZAS!, millón y medio de resultados. Luego he puesto el nombre de Mariano Barbacid (bioquímico, investigador, oncólogo, pionero en la lucha contra el cáncer...), y ¡puf!, 31000 resultados. De pena, ¿verdad?

Así que he pensado que todos los ingresos que genere este blog van a ir destinados a la fundación de la lucha contra el cáncer. Para ello periódicamente os informaré de la cantidad que hay acumulada. No sé, tal vez sea un iluso y un idealista, o bien cancelen la cuenta antes de llegar al mínimo. De momento tenemos 2,67 euros.

Actualización al 27 de enero: todo lo anterior queda anulado, lee la siguiente entrada, por favor:
Carta de google

jueves, 24 de diciembre de 2009

Felicidades


Arquímedes, Newton y Euler

Esto del espíritu navideño la verdad es que no es mi fuerte. Para mí esas historias tan manidas de los pastorcillos, el oro, el incienso y la mirra no dejan de ser más que cuentos con los que adornar una determinada época del año e incrementar las ventas de los centros comerciales. Pero..¡qué le voy a hacer!, uno es como es, un escéptico sin remisión. Sin embargo, anoche se me aparecieron los tres fantasmas (Navidades pasadas, presentes y futuras), así que escribiré algo sobre la Navidad.

Creo que lo positivo del espíritu navideño es que uno no puede dejar de impregnarse de él, sobre todo cuando va lleno de buenos sentimientos y te hace pensar en cosas especiales y sencillas, tales como la amistad. Ese pensamiento te hace apreciar el valor de las cosas cotidianas que te rodean y que determinan el día a día de tu existencia.

La amistad... ¡qué bonita palabra!, ¿verdad?. Apenas pronunciarla me conduce a recordar aquellos agradables momentos que dejan para siempre una impronta en el recuerdo. No sé, es como una tinta indeleble que queda en un estanco inviolable de nuestros corazones. Permanece allí, para siempre.

En fin, amigas y amigos que seguís este blog: pasó otro año más. Hemos vivido a lo largo de 2009 las venturas y desgracias que comporta el hecho de preparar una oposición: las sensaciones de alegría de los que han aprobado, las penas de los que han suspendido, la impotencia de los que no han sacado plaza pese a aprobar, la esperanza de los que desean ese telegrama que los convoque a una posible sustitución…

A la vuelta de la esquina esperan de nuevo esas largas sesiones de estudio, esos temas difíciles e incomprensibles que nunca se acaban, esa memoria que olvida una y otra vez el texto estudiado, esa mano que te duele de tanto escribir, esas ganas de mandarlo todo al carajo, esas unidades didácticas… Esos malos humores.

Para todas y todos los que vivimos o hemos vivido esas situaciones os deseo de todo corazón que paséis una Feliz Navidad, y por supuesto que el futuro os depare todo lo mejor.

¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

lunes, 21 de diciembre de 2009

¿Cómo preparar un tema?

En primer lugar un saludo muy afectuoso a todas las personas que han tenido la deferencia de visitar el blog. En especial a todos mis amigos/as así como a mis compañeros/as del instituto en el que trabajo.
La entrada de hoy la voy a dedicar a analizar la forma en la que yo pienso que se debe preparar un tema de la parte A de la oposición.
Sin duda alguna lo primero que tenemos que hacer es elegir los treinta temas que nos vamos a preparar. El criterio que seguí yo fue eminentemente práctico. Pensé: "qué mejor puedo hacer que escoger los temas que estén relacionados con el currículo de las diferentes asignaturas que puedo explicar en cualquier ciclo o nivel". De esta forma toda la materia que estaba estudiando para redactar los temas me servía a la hora de preparar las clases que impartía, o que impartiría en un futuro. Además, mi formación (soy Licenciado en Químicas) hizo que eligiera de forma fundamental los temas relacionados con la Química. El segundo criterio fue la afinidad hacia los temas. Esto hizo que también escogiera algún tema de Física que me agradaba bastante.
Una vez seleccionados los temas me planteé la forma en que los tenía que preparar. Al principio cometí un error de bulto, ya que pensaba que al redactar los temas debía tener un dominio absoluto del contenido de los mismos, lo que me hacía perder un tiempo precioso profundizando en exceso en cualquier tema que estudiaba (recuerdo con sonrojo haber dedicado más de TRES SEMANAS al tema de los modelos atómicos). Ello me conllevó a elaborar temas que eran un compendio de sabiduría, pero inviables por su extensión.
Por fin me di cuenta (cortito que es uno, ¡qué se le va a hacer!), que lo importante no era lo que realmente supieras de un tema concreto, sino lo que aparentabas saber del mismo, ya que en dos horas era imposible desarrollar en profundidad cualquier tema.
Por tanto, lo primero que hice fue ver el número de hojas que podía escribir en el tiempo establecido para la prueba A, de forma que todos los temas los ajusté a ese límite. Sin embargo, el maldito subconsciente me hacía redactar con la letra pequeña, con lo que falseaba la extensión. Así que redacté el primer tema a mano, pero luego lo pasé a ordenador, con lo que ya supe la extensión fija que tenía que dar a cada resumen (el ordenador no engaña, al igual que el algodón). A veces era difícil, porque me pasaba en el número de páginas y me sentía como un cirujano, teniendo que quitar partes del tema, como si amputase un brazo. Pero me di cuenta de que lo más importante era elaborar un tema que tocase todos los aspectos importantes del mismo. Además, cuando recortas el primer tema da impresión, pero luego os aseguro que se convierte en una rutina.
En cuanto al contenido de cada tema lo que hice fue conseguir un buen libro de segundo de Bachillerato. Así que para todos ellos seguí el esquema base del libro, ajustándolo obviamente a los puntos que aparecían en el enunciado de cada tema en el temario oficial. Los componentes de los tribunales son profesores que siguen esos libros, y si ven que tu exposición se ajusta a lo que ellos dan día a día ya tienes un tanto a tu favor. Luego has de adornar la base del tema con aportaciones de más nivel, con pinceladas de la carrera, de libros de más profundos, con cosas curiosas, dando un toque personal, distintivo y original. Ten en cuenta que el tribunal puede escuchar veinte veces la misma letanía en un día, por lo que has de leerles algo diferente a todos los demás opositores. Yo sabía que un tema estaba ya bien preparado cuando al leerlo veía que me convencía a mí mismo.
Respecto a la redacción de cada tema, seguí el siguiente patrón:
1) Una introducción que consistía en el esquema que iba a seguir para desarrollar el tema. Ojo, un esquema, no un rollo introductorio (rollo introductorio: dícese de la introducción que ocupa más de una hoja, u.t.c.s.).
2) El desarrollo del tema propiamente dicho en base al esquema.
3) La bibliografía.
Respecto a la bibliografía solía repetir unos libros base, p.ej. el Mahan en Química, o el Tipler en Física, incorporando además libros más específicos (p.ej. el Fessenden en temas de orgánica), así como referencias de internet. Por último, he de decir que normalmente no ponía conclusión al tema, al menos cuando ello implicaba tener que renunciar a partes importantes del tema.
En fin, siento haberme extendido demasiado, pero quería explicar todos los aspectos que me parecían importantes.
Saludos.

viernes, 18 de diciembre de 2009

¿Cómo me planifico la oposición?

Llegados a este punto he de indicaros que es el que más variantes admite, ya que la forma de planificar la preparación de una oposición depende por una parte de la propia capacidad que tenga el opositor y por otra parte de las circunstancias que le rodean, que determinan en gran manera el tiempo que puede dedicar al estudio.
En mi caso he de deciros que he pasado por diferentes situaciones, que de forma sucinta se resumirian en los siguientes supuestos:
- Opositor/a que ha acabado la carrera, vive con sus padres, y puede dedicar todo el tiempo posible a estudiar.
- Opositor/a que tiene un trabajo a tiempo parcial (p.ej. sustituciones) que le permite dedicar tres o cuatro horas diarias al estudio.
- Opositor interino con vacante que puede dedicar un par de horas al día a estudiar.

Luego tenemos el caso más difícil (por el que yo no he pasado), que sería la situación de un opositor con un trabajo y además con unas obligaciones familiares que le limitan sobremanera el tiempo de estudio, de forma que sólo puede dedicar de forma esporádica algunas horas a la semana a la preparación de las oposiciones.

Sin duda la idea principal que debéis tener en mente es que la preparación de la oposición es una carrera de fondo en la que lo que más cuenta es la constancia. En función de las horas de que dispongáis podréis alcanzar los objetivos propuestos en un determinado plazo de tiempo. Pero la idea clave es CONSEGUIRLOS. La pregunta a responder es: ¿qué objetivos me planteo?

En mi caso los objetivos que os recomiendo serían los siguientes:

a) Plantearos la posibilidad de presentaros de forma simultánea en dos comunidades autónomas, siempre que la distancia y las fechas os lo permitan (p.ej. Murcia-Comunidad Valenciana, Madrid-Castilla la Mancha, etc.). De esta manera tendréis muchas más probabilidades de aprobar.
b) Preparad un número suficiente de temas que os proporcionen una alta probabilidad de que la bola extraída en la primera prueba coincida con alguno de los temas estudiados. En mi opinión el número adecuado sería de 30 temas.
Sí, lo sé, lo estáis pensando, os parecen pocos, ¿verdad? Reflexionemos un momento. Con 30 temas sobre un total de 75 las probabilidad de que al extraer cinco bolas os salga un tema que hayáis estudiado son del 95%. E imaginad la probabilidad de que os salga algún tema estudiado si la distancia y el tiempo os permiten ir a dos comunidades.
c) Tened la programación acabada al menos un mes antes del primer examen.
d) Lograd preparar para la prueba B-2 el material correspondiente a la exposición de al menos 13 unidades didácticas. Tened en cuenta que en la parte B-2 extraen tres unidades al azar de entre las quince que hay en vuestra programación. Si tenéis material para defender trece unidades vuestras posibilidades de que salga una unidad que hayáis preparado bien son del 100%.
e) Dedicad un día a la semana a la realización de problemas, pero sin insistir demasiado, ya que hay comunidades en las que en algunas convocatorias han eliminado esta prueba práctica.

Una vez que tengáis definidos los objetivos a conseguir debéis establecer la planificación temporal para alcanzarlos. Al menos hay que tener preparadas para la oposición la programación y el material para defender trece unidades didácticas, porque sin eso no vas a ninguna parte. El número de temas dependerá de las circunstancias de cada opositor.

Un último consejo. Si disponéis de mucho tiempo no comencéis a estudiar imponiéndoos un plan de estudio "espartano". Un viejo dicho del estudiante es que "los planes de estudios están hechos para ser incumplidos", y os aseguro que en mi caso, el hecho de ver que no cumplía con las horas de estudio que me había propuesto me desmoralizaba enormemente. Yo os recomendaría que comenzáseis de forma progresiva, sin forzar en las primeras semanas, hasta que lográseis un ritmo de trabajo constante. La cuestión es ver que progresáis, que avanzáis, que realmente estáis en el camino correcto. Y por supuesto pensad: SOY CAPAZ DE APROBAR. Creer en uno mismo es la base fundamental del éxito.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Ejemplo para calcular la nota del concurso-oposición

Como profesores que somos sabemos que no hay nada mejor que un buen ejemplo para ilustrar mejor lo que hemos explicado. Así pues, como complemento a mi anterior entrada voy a exponer cómo se calcularía la nota en un caso concreto:
Supongamos que las calificaciones que ha obtenido un opositor/a son:

Parte A (tema teórico)=8; NOTA TOTAL PARTE A=8

Parte B1 (defensa de la programación)= 6
Parte B2 (exposición de la unidad didáctica)= 9
Parte B3 (examen práctico)=7
NOTA TOTAL PARTE B=(6+9+7)/3= 7,3

NOTA TOTAL FASE OPOSICIÓN= 8 x 0,4 + 7,3 x 0,6 = 7,6

Ahora supongamos que en la fase de concurso aporta los siguientes méritos:

Experiencia docente= 3 años x 0,7 por año= 2,1 puntos
Formación
Más de un 6 en expediente académico= 1 punto
Cursos= 6 cursos de 100 horas x 0,5 puntos por curso= 3 puntos
Otras actividades (seminarios)= 2 seminarios x 0,5 puntos=1 punto

NOTA TOTAL FASE DE CONCURSO= 2,1+4+1= 7,1 puntos

De esta forma, aplicando el porcentaje 60/40 nos queda:

NOTA DE OPOSICIÓN x 0,6 + NOTA DE CONCURSO x 0,4 = 7,6 x 0,6 + 7,1 x 0,4 = 7,4

miércoles, 16 de diciembre de 2009

¿En qué consiste una oposición?

Antiguamente no existían problemas de trabajo, ya que el que quería (casi nadie) y el que no quería (prácticamente todos) no hacía otra cosa en todo el día que acarrear cantos a las Pirámides. Hasta que llegó algún gracioso e inventó eso del concurso-oposición.

Siguiendo los consejos de uno de los colaboradores del blog (Javier) voy a dedicar esta entrada a explicar brevemente en qué consiste un concurso-oposición. Básicamente toda la información que os voy a dar la podréis encontrar desarrollada de forma mucho más exhaustiva en los siguientes enlaces:

http://www.educacion.es/dctm/mepsyd/educacion/profesorado/oposiciones/2007-a-08915-08938.pdf?documentId=0901e72b80044a72

Real Decreto 276/2007 , de 23 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de ingreso, accesos y adquisición de nuevas especialidades en los cuerpos docentes a que se refiere la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, y se regula el régimen transitorio de ingreso a que se refiere la disposición transitoria cimoséptima de la citada ley.
Este enlace hace referencia a la norma general, de validez para todas las comunidades autónomas.

Sin embargo, cada comunidad regula su propia forma de acceso, con sus diferentes peculiaridades. Esas normas las podréis encontrar en las páginas web de cada Consejería de Educación (links incluídos en el blog, parte izquierda).
En el caso particular de la Comunidad Valenciana:

https://www.docv.gva.es/portal/portal/2009/05/15/pdf/2009_5301.pdf

Lógicamente mi consejo es que leáis detenidamente las órdenes de convocatoria. Sin duda su lectura será un método muy efectivo para conciliar el sueño, sobre todo para los que tengáis problemas de insomnio, ya que al minuto de empezar a leer uno empieza a pensar en otras cosas más agradables (su chica, el pártido del sábado, las cervezas en el pub...). En fin, el mal trago hay que pasarlo.

Como experto en estas lides, voy a haceros un pequeño resumen del modelo actual que todavía sigue en vigencia, el llamado modelo transitorio.
Básicamente la oposición consta de tres pruebas: la prueba inicial (parte A), que consiste en un examen teórico de dos horas de duración, en el que desarrolláis un tema de entre cinco extraídos al azar, de un total de 75 temas. (Los temarios oficiales también los podéis encontrar por internet en la página del MEC). Luego tenéis la encerrona (parte B1), en la que presentáis una programación de un curso (el que queráis) que defiendéis en media hora. La defensa consiste en explicar vuestra programación, y justificar sus contenidos, su forma, su desarrollo, etc. La otra media hora la dedicáis a exponer la forma en que explicaríais una lección (unidad didáctica) correspondiente a la programación, parte B2 (dan una hora para preparar la defensa). Por último, existe una prueba práctica,parte B3, cuyo contenido depende de la especialidad (hay especialidades que no la tienen).
Cada parte de la fase de oposición no es eliminatoria porque no se exige una nota mínima, salvo que no te presentes a alguna de ellas.
La parte A vale un 40%, mientras que la B un 60%. La nota de la parte B es la media aritmética de las fases B1, B2 y B3.
Posteriormente está la fase de concurso, donde te bareman todos los méritos que presentas a la hora de hacer la oposición: experiencia previa (hasta siete puntos); expediente académico y cursos (hasta cuatro puntos), seminarios (hasta dos puntos)...
Obviamente, la nota máxima en la fase de concurso son diez puntos.
La nota global del concurso oposición es: Oposición*0,6+Concurso*0,4.
Espero no haberme dejado ningún aspecto importante. En caso contrario no dudéis en comentarlo.

lunes, 14 de diciembre de 2009

¿Qué material me compro?

Seguimos con nuestro proceso de preparación de oposiciones. Pensemos en un opositor/a "tipo" que ya ha seguido todos mis consejos (si no lo has hecho, por favor, lee las anteriores entradas). Supongamos que el opositor/a ya está al tanto de las bolsas de trabajo, se ha apuntado a todas las que le ha sido posible; además está haciendo los cursos correspondientes y los seminarios. Digamos que esa parte del concurso-oposición (sin duda, la más fácil) ya la tiene cubierta.
La cuestión que viene ahora es: ¿qué material voy a utilizar para prepararme las oposiciones?
Yo, como buen opositor que fui, cometí el error que cometemos todos. Me compré un temario sin meditarlo con detenimiento. Así que lo encargué por correo, me gasté el dinero correspondiente (no recuerdo bien, porque os hablo más o menos del periodo Pleistoceno), pero creo que fueron unas 60000 pts de la época. Fue un craso error, y ahora os explico el porqué: a la semana de haberlo recibido pasé por el instituto en el que había estudiado para saludar a mis antiguos profesores y allí tenían un temario que me ofrecieron por si deseaba fotocopiarlo de forma totalmente gratuita (Obviamente, no lo hice). Al mes siguiente, mientras hacía el CAP, me enteré de que en un servicio de reprografía (no digo cual, por el tema de la sociedad de autores) también hacían copias de los temarios de oposiciones. O sea, había tirado el dinero.
Una idea es evidente: NO HAY NINGÚN TEMARIO PERFECTO. El temario no es más que un complemento que te va a ayudar a elaborar los temas. Si lo queréis obtener de la forma más económica posible, yo os puedo "orientar". No os puedo decir exactamente como, para no meterme en problemas, pero la cosa es sencilla, y no dura más de diez minutos. Sólo tenéis que consultarme en el apartado de comentarios.
Al menos adelantaré unas sencillas pistas:
Paso uno: San Google.
Paso dos: usar las palabras "clave".
De esta forma ya tenéis un temario, con teoría y problemas.
Una vez obtenido el temario necesitáis un material adicional. En mi caso utilicé lo siguiente:
- Un buen libro de segundo de bachillerato de Física y otro de Química (yo usé el Oxford para Física y el Anaya para Química), pero en general cualquier libro puede valer.
- Libros de Química de la carrera: yo usé el Mahan (química general), el Burriel (analítica), el Douglas Mc Daniel (inorgánica), el Fessenden (orgánica), etc. Pero no me compré ninguno, sino que aproveché los que tenía.
- Apuntes de la carrera.
- Libros de Física: yo usé el Tipler (ese sí me lo compré, es un buen libro), y uno de Física Básica (Fernandez Rañada, Alianza Editorial).
- Recursos de internet: sobre todo el curso de Física de Ángel Franco García, y apuntes de diferentes profesores de varias universidades (publicados en internet).
- Cualquier recurso web que sea de interés: página web de la IUPAC, del BIMP, del www.cem.es (centro español de metrología), etc.
Respecto al material para problemas yo lo que hice fue asistir un año a la academia ADOS de Valencia, y la verdad es que me ha venido fenomenal. Me ha sido fundamental para aprobar la parte práctica, pues la preparación que hacen de la parte de problemas es muy exhaustiva.
Existen otras alternativas, como por ejemplo libros con problemas resueltos de diferentes editoriales, el famoso Burbano, etc.
Para la programación y las unidades didácticas fui bastante autodidacta. Conseguí una programación (aunque de Física de segundo de Bachillerato, no de Química); a través de internet también vi varias programaciones (p. ej. en www.profes.net hay varias). Además utilicé los apuntes del CAP, que me ayudaron bastante. Con todo ello realicé la programación así como las unidades didácticas. Pero de todas formas, no os preocupéis, que ya explicaré con detalle cómo lo hice. Además, subiré a la red mi programación y diferentes unidades, para que podáis descargarlas.
En fin, espero haberos aclarado un poco la forma que yo considero más correcta y más barata de conseguir el material necesario para preparar las oposiciones.
En sucesivas entradas trataré los siguientes temas:
¿Cómo me planifico el estudio?
¿Cómo redactar un tema?
¿Cómo elaborar una programación?
¿Cómo elaborar una unidad didáctica?
¿Cómo no perder la esperanza?
Saludos, y ánimo.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Pasos previos: realizar cursos

Bien, si ya estáis decididos a preparar la oposición es necesario no olvidar un tema muy importante: los cursos de formación y los seminarios. Son la única posibilidad que tiene un opositor que no dispone de experiencia previa para acumular puntuación. Y os aseguro que tienen muchísima importancia. Como ya sabéis si habéis leído mis otros escritos, el no haber realizado cursos de formación fue la causa por la que no pude aprobar el concurso-oposición hace dos años. Tened en cuenta que cada curso de 100 horas (sea presencial o a distancia) suma 0,5 puntos. Los seminarios han de tener un mínimo de 30 horas, y puntúan 0,5 puntos, pero sólo se puede hacer uno por año. La máxima puntuación que puede acumularse en los cursos es 4 puntos, mientras que en seminarios es de 2 puntos. No hay límite para los cursos que puedas hacer en un año mientras no se solapen las fechas.

Existen diferentes alternativas a la hora de realizar cursos o seminarios que puntúen para las oposiciones:

a) Realizar los cursos del CEFIRE (centros de formación del profesorado). Pero esta opción sólo es válida para interinos que o bien estén trabajando, o bien estén en bolsa de trabajo. Es la opción más barata, ya que son gratuitos. El inconveniente de estos cursos es que pierdes demasiado tiempo en realizarlos en el caso de que sean presenciales. Además, no suelen pasar de 30 horas, por lo que necesitas hacer cuatro cursos de 30 horas para acumular medio punto. Creedme, no merece la pena, ya que en un año tendrías que hacer ¡24 cursos!.

b) Realizar los cursos a distancia que organizan los sindicatos. Desventajas: son caros (cuando yo los hice eran 75 euros para los afiliados). Ventajas: en un año puedes completar todos los cursos necesarios. Esa es la opción que elegí yo. Me afilié a un sindicato porque los cursos para los afiliados tienen una rebaja del 50%. Durante un año hice seis cursos, que me acumularon tres puntos. No me hizo falta hacer más cursos porque tenía un punto de la nota de la carrera.
Realmente lo de los cursos es un auténtico comadreo, ya que se ha establecido un auténtico negocio en torno a ellos. Hay gente necesitada de cursos, hay entidades que los realizan y obtienen inmensos beneficios a costa de los opositores. Pero así está establecido el sistema, y es como las lentejas, o lo tomas o lo dejas.

c)Realizar seminarios o grupos de trabajo que promuevan profesores que estén trabajando. Opción sólo válida para interinos. No sé muy bien como funciona, pero creo que están coordinados a través de los CEFIRES.

d) Realizar los seminarios que organizan los sindicatos. A estos se pueden apuntar todos los opositores. Tienen la ventaja de que no se gasta mucho tiempo en su realización, pero claro, hay que pagar, con la posibilidad de la rebaja del 50%.

Bien, recapitulando, mi consejo sería:

- Ir a un sindicato que organice cursos (ANPE o CSIF). Lo ideal es ir a principios de septiembre, ya que tienen muy bien organizado el tema de la distribución de los cursos. Tú te apuntas de los cursos que quieras y te dan un plazo para enviar por correo la memoria del curso (preguntas tipo test, a desarrollar, etc.). Si lees esto y todavía no has ido, hazme caso: ¡no pierdas tiempo y ve a apuntarte!, siempre podrás hacer algún curso.

- Si llegas tarde y no puedes hacer el máximo de cursos existe un plan B. En ANPE de Albacete tienen un convenio con la Universidad Camilo José Cela, y puedes hacer los cursos que desees, y hasta la fecha suelen ser válidos para las oposiciones.

- Si ya tienes el tope de cursos, haz alguno más. Que no te duela el dinero, porque se ha dado el caso de que algún tribunal ha mirado los cursos con lupa, y han considerado que algunos cursos no eran válidos (por concordancia de fechas, fundamentalmente). Yo por si acaso, el año pasado hice dos más.

- Respecto a los seminarios, ¡no pierdas el tiempo!. ANPE y CSIF organizan también seminarios. Pero es conveniente ir el primer día que abran el plazo de matrícula. De lo contrario te quedarás sin plaza (a mí me pasó). Sólo podrás hacer uno por año, pero siempre es medio punto más que vas acumulando anualmente.

En fin, espero haber tratado todos los aspectos relacionados con el tema de los cursos y seminarios. Creedme, es muy importante; es la única posibilidad que tiene un opositor no interino de acumular puntos.

viernes, 11 de diciembre de 2009

¿Cómo empiezo?

Como dice un proverbio chino: todo camino, por largo que sea, comienza dando el primer paso. Esas palabras sin duda encierran una gran verdad, ya que la preparación de unas oposiciones es un camino arduo y difícil. Empero, he de indicaros una importante reflexión que yo considero de suma importancia antes de que comencéis a embarcaros en esta tarea. Tenéis que haceros con toda sinceridad las siguientes preguntas: ¿reúno las condiciones necesarias para ser un buen profesor/a? ¿Realmente tengo vocación? ¿Me gusta enseñar?


A simple vista parece una obviedad plantear esas cuestiones, ya que si una persona decide preparar unas oposiciones es porque considera que las anteriores preguntas tienen siempre una respuesta afirmativa. Sin embargo, yo os digo que no es así.


Mi larga experiencia como profesor me ha mostrado que frecuentemente suele darse el caso de compañeros/as con las oposiciones aprobadas para los que el desempeño de su labor docente llega a ser un auténtico martirio, por la simple razón de que no están hechos/as para este trabajo. Ser profesor no es fácil, ya que implica una extraña combinación de paciencia, empatía, comprensión, dureza, rectitud, capacidad de expresión, facilidad para las relaciones humanas... Sería imposible recopilar el conjunto de epítetos que definen a un buen profesor, pero desde luego lo que está claro es que no todas las personas valen para este trabajo.


Por ello, lo primero que debéis hacer es comprobar empíricamente (¡que bien ha quedado, eh!) si valéis o no para profesores.


¿Cómo puede hacerse eso? La única alternativa plausible consiste en apuntarse a las bolsas de trabajo que periódicamente abren las administraciones educativas. Aquí os dejo algunas direcciones web que os pueden interesar:


http://www.csi-csif.es/comunitatvalenciana/mod_ense.html


http://www.edu.gva.es/per/val/bolsas.htm


http://www.intersindical.org/stepv/treball.htm


En ellas se publican las bolsas de trabajo que ofertan en diferentes comunidades autónomas (la del centro da información sobre las que abren en la Comunidad Valenciana).


Es obvio decir que esta vía sólo es posible para aquellos/as que estén dispuestos a pasar una temporada lejos de casa (al menos entre semana). En mi caso, supuso hace diez años irme a vivir a Barcelona, a 400 km de mi familia. Pero os aseguro que mereció la pena el sacrificio, ya que:


- Comprobé in situ las ventajas e inconvenientes de la profesión.


- Empecé a sumar puntos por tiempo trabajado, cosa importantísima.


- Estuve en contacto con la realidad de la labor docente, cosa que me resultó fundamental a la hora de preparar la oposición.



Tened en cuenta que el hecho de apuntaros a una bolsa de trabajo no implica que te vayan a llamar al mes siguiente. Hay que tener muchísima paciencia. En mi caso, en Barcelona tardaron un año en llamarme, en Baleares dos años, y en Alicante... ¡cuatro!. Pero una cosa os digo, si os apuntáis a todas las que se abren, llegará un momento en que empezaréis a trabajar. Así, a bote pronto, os puedo decir que ya trabajando en Alicante me llamaron de las bolsas de Tarragona, Baleares, Santander y Lanzarote.

En fin, que como primer paso a dar, no perdéis nada apuntándoos a todas las bolsas que se abran. Siempre podéis rechazar la oferta, pero claro, si no os apuntáis a ninguna, una cosa es cierta, jamás os llamarán.

Creative Commons License
¿Cómo empiezo? by Agustín S. is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 3.0 España License.

Presentación

Bien, si habéis llegado hasta aquí es que habéis tomado al menos una primera decisión: deseáis preparar unas oposiciones de secundaria, o al menos queréis información del reto que tenéis frente a vosotros/as.
En primer lugar me presentaré. Mi nombre es Agustín y desde siempre quise ser profesor. El hecho de no disponer de la información adecuada cuando acabé la carrera me llevó a estar desorientado durante varios años. En ellos perdí un tiempo precioso (y como no, dinero) que podría haber dedicado a preparar de forma concienzuda las oposiciones siguiendo el camino correcto.
En fin, el caso es que cometí ese error y tardé bastante tiempo (unos tres años) en encontrar trabajo. Luego siguieron unos duros años de interinaje yendo de aquí para allá (veinte institutos en diez años) hasta que me di cuenta de que aprobar la oposición no era una cosa imposible. La primera vez fue hace dos años, en el 2007. En la fase de oposición obtuve una nota muy elevada, pero por desgracia la fase de concurso me dejó sin plaza (por culpa mía, al no tener cursos de formación).
Este año he aprobado las oposiciones, y he pensado que podría ayudar a las personas que comienzan en esta ardua tarea, más que nada para que no cometan los mismos errores que cometí yo.
Así que aquí me tenéis, dispuesto a ayudar (dentro de mis limitaciones). La verdad es que no sé que resultará de todo esto, pero el caso es que aquí tenéis el blog en el que iré publicando periódicamente todo lo que crea que es de utilidad para preparar unas oposiciones de física y química (algunos consejos serán generales). Por tanto, ¡allá va, como el caballo de copas!