lunes, 21 de diciembre de 2009

¿Cómo preparar un tema?

En primer lugar un saludo muy afectuoso a todas las personas que han tenido la deferencia de visitar el blog. En especial a todos mis amigos/as así como a mis compañeros/as del instituto en el que trabajo.
La entrada de hoy la voy a dedicar a analizar la forma en la que yo pienso que se debe preparar un tema de la parte A de la oposición.
Sin duda alguna lo primero que tenemos que hacer es elegir los treinta temas que nos vamos a preparar. El criterio que seguí yo fue eminentemente práctico. Pensé: "qué mejor puedo hacer que escoger los temas que estén relacionados con el currículo de las diferentes asignaturas que puedo explicar en cualquier ciclo o nivel". De esta forma toda la materia que estaba estudiando para redactar los temas me servía a la hora de preparar las clases que impartía, o que impartiría en un futuro. Además, mi formación (soy Licenciado en Químicas) hizo que eligiera de forma fundamental los temas relacionados con la Química. El segundo criterio fue la afinidad hacia los temas. Esto hizo que también escogiera algún tema de Física que me agradaba bastante.
Una vez seleccionados los temas me planteé la forma en que los tenía que preparar. Al principio cometí un error de bulto, ya que pensaba que al redactar los temas debía tener un dominio absoluto del contenido de los mismos, lo que me hacía perder un tiempo precioso profundizando en exceso en cualquier tema que estudiaba (recuerdo con sonrojo haber dedicado más de TRES SEMANAS al tema de los modelos atómicos). Ello me conllevó a elaborar temas que eran un compendio de sabiduría, pero inviables por su extensión.
Por fin me di cuenta (cortito que es uno, ¡qué se le va a hacer!), que lo importante no era lo que realmente supieras de un tema concreto, sino lo que aparentabas saber del mismo, ya que en dos horas era imposible desarrollar en profundidad cualquier tema.
Por tanto, lo primero que hice fue ver el número de hojas que podía escribir en el tiempo establecido para la prueba A, de forma que todos los temas los ajusté a ese límite. Sin embargo, el maldito subconsciente me hacía redactar con la letra pequeña, con lo que falseaba la extensión. Así que redacté el primer tema a mano, pero luego lo pasé a ordenador, con lo que ya supe la extensión fija que tenía que dar a cada resumen (el ordenador no engaña, al igual que el algodón). A veces era difícil, porque me pasaba en el número de páginas y me sentía como un cirujano, teniendo que quitar partes del tema, como si amputase un brazo. Pero me di cuenta de que lo más importante era elaborar un tema que tocase todos los aspectos importantes del mismo. Además, cuando recortas el primer tema da impresión, pero luego os aseguro que se convierte en una rutina.
En cuanto al contenido de cada tema lo que hice fue conseguir un buen libro de segundo de Bachillerato. Así que para todos ellos seguí el esquema base del libro, ajustándolo obviamente a los puntos que aparecían en el enunciado de cada tema en el temario oficial. Los componentes de los tribunales son profesores que siguen esos libros, y si ven que tu exposición se ajusta a lo que ellos dan día a día ya tienes un tanto a tu favor. Luego has de adornar la base del tema con aportaciones de más nivel, con pinceladas de la carrera, de libros de más profundos, con cosas curiosas, dando un toque personal, distintivo y original. Ten en cuenta que el tribunal puede escuchar veinte veces la misma letanía en un día, por lo que has de leerles algo diferente a todos los demás opositores. Yo sabía que un tema estaba ya bien preparado cuando al leerlo veía que me convencía a mí mismo.
Respecto a la redacción de cada tema, seguí el siguiente patrón:
1) Una introducción que consistía en el esquema que iba a seguir para desarrollar el tema. Ojo, un esquema, no un rollo introductorio (rollo introductorio: dícese de la introducción que ocupa más de una hoja, u.t.c.s.).
2) El desarrollo del tema propiamente dicho en base al esquema.
3) La bibliografía.
Respecto a la bibliografía solía repetir unos libros base, p.ej. el Mahan en Química, o el Tipler en Física, incorporando además libros más específicos (p.ej. el Fessenden en temas de orgánica), así como referencias de internet. Por último, he de decir que normalmente no ponía conclusión al tema, al menos cuando ello implicaba tener que renunciar a partes importantes del tema.
En fin, siento haberme extendido demasiado, pero quería explicar todos los aspectos que me parecían importantes.
Saludos.

20 comentarios:

  1. Ja ja ja ja

    Yo pasé por los mismos estadios que tú has narrado: también confeccioné temas extensísimos. Pero, bueno, de los errores se aprende y ahora procuro ser más conciso.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es de risa, pero sucede. Estamos tan absortos en la preparación de un tema que no nos damos cuenta de lo realmente importante. Imagínate el tiempo que perdí profundizando en los modelos atómicos. Llegué a soñar hasta con los electrones, jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y no has pensado en publicarlo? Estoy seguro que redactaste una estupenda historia sobre la historia de los modelos atómicos. ;-)
    Al margen de coñas, que sepas que ése es uno de mis temas favoritos.

    ResponderEliminar
  4. Es que ese tema nos chifla a la mayoría de los que hemos estudiado Física y Química, ya que es muy bonito; casi diría que apasionante. Es la evolución de la ciencia en estado puro. Pero cuando pienso ahora el tiempo que le dediqué... Recuerdo haber empleado horas a estudiar las mejoras que introdujo Sommerfeld al modelo de Bohr (integrales de acción, órbitas elípticas, etc.), y la verdad es que en la versión definitiva sólo me ocupó unos renglones.

    ResponderEliminar
  5. Me consuela saber que mi "martirio" con los temas es compartido. Me siento totalmente identificada con lo que cuentas...y sigo sufriéndolo. Espero que esto tenga cura pronto, y sea capaz de sintetizar y huir de temas con un SUPERCONTENIDO que en la practica no sere capaz de exponer, por falta de tiempo entre otras cosas.

    Saludos,

    Bea

    ResponderEliminar
  6. Pues sí Bea, es terrible, ¿verdad? Yo me sentía como un cirujano, amputando partes del tema... Pero sin duda lo que me resultó más útil a la hora de sintetizar los temas fue utilizar los libros de segundo de Bachillerato. Si en algo son buenos es en su capacidad de resumir conceptos a los que se podrían dedicar enciclopedias enteras (como por ejemplo, el enlace químico).
    Saludos, y gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  7. Completamente de acuerdo, lo importante es "aparentar que sabes el tema", igual que en la exposición, vamos lo que se dice "vender la moto". Menos mal que eso se me da bien, jajaja!

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, PauSem, sí, tienes toda la razón, ya que al final nos parecemos a los presentadores de teletienda, intentando "vender" nuestro producto. Pero es así de sencillo y complicado a la vez: en gran parte la oposición es un juego en el que el opositor ha de aparentar ser una mezcla de sabio, conferenciante y experto en pedagogía. Cuando descubres eso, tienes una de las claves de cómo aprobar una oposición. Pero claro, ese papel es difícil de representar... ¡Salvo que sepas vender motos :-)!
    Un abrazo, y muchísimas gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias por este artículo en tu blog!!! Acabo de empezar a preparar oposiciones y la verdad que voy un poco perdida jeje Muchas gracias por los consejos!!!

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti, un abrazo y muchísima suerte.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por los consejos, Agustín. Justo hace unos días acabé de redactar el tema 4 en "sólo" 27 páginas a ordenador llenas de palabras y demostraciones... Obviamente, ese no es el camino.

    ResponderEliminar
  12. Es la voz de la experiencia Alberto. Todos hemos pasado por esa fase de intentar hacer los temas perfectos y completos. Y sí, es muy útil para entender el tema, pero no para pasar con éxito la primera parte. ¿De qué sirve tener el tema perfecto si no puedes sintetizarlo en tan solo dos horas de tiempo?
    Yo me di cuenta a fuerza de superar diferentes convocatorias y ver que la forma en que redactaba mis temas era válida para diferentes tribunales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Una preguntita, para incluir la bibliografía hay que aprenderse la editorial y el año de publicación? espero que no...

    ResponderEliminar
  14. Respuestas
    1. He encontrado este blog por casualidad, y aunque las oposiciones a las que me presento no son de enseñanza, me ha clarificado y alegrado la definición del desarrollo de temas, que ha planteado Agustín. Eso de "que lo importante no era lo que realmente supieras de un tema concreto, sino lo que aparentabas saber del mismo". Creo que esa frase es para añadirla a las que aparecen por ahí, de los sabios más eminentes. La verdad, es que me gusta extenderme en los temas y soy muy explicativa, con lo cual me salían unos temas enormes. La frase que pusiste, es como agua en el desierto, y eso de cortito, para nada. Tu afirmación me ha hecho ver los temas de otra forma, no consiste en explicar cada cosa, si no en dar por hecho de que se sabe. Esta es la única forma, de que se pueda desarrollar un tema en una hora.
      De verdad Agustín, GRACIAS.

      Eliminar
  15. Muchísimas gracias a ti, por tus palabras. A mí me costó darme cuenta de cuál era el secreto para elaborar un tema en tan corto espacio de tiempo. Por eso quise compartirlo con todos vosotros.
    Un abrazo, y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  16. Hola Agustín, disculpa por volver a algo que ya tú tienes más que superado, me refiero al comentario que haces sobre cómo elaborar un tema. Yo oposito a Bibliotecas, y no hay temario editado, el teórico es de tres temas, de tres anexos diferentes, con una duración de tres horas. Así que el tiempo es poquito, y no sé cómo arreglármelas. Mi pregunta era si tú lo que hiciste, fue una redacción hilada con los epígrafes del esquema de cada tema, sin meterte a definir, describir... ,dando por hecho que lo sabes todo, y que ellos también.
    Saludos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo, me siento incapaz de aceptar la responsabilidad de aconsejarte en algo de lo que no tengo el conocimiento suficiente. Si fueran temas de Física y Química, podría decirte algo... Pero de Bibliotecas...
    Elaborar un tema para mí es intentar en el tiempo que te dan hacer una exposición lo más coherente posible acerca de lo que te piden. Pero me da miedo aconsejarte de un temario que desconozco.
    Saludos, y suerte.

    ResponderEliminar
  18. Agustín, felicitarte por tu blog que seguro que a muchos como a mi está sirviendo de guía, respecto a tus consejos sobre la preparación de temas he entendido que se deben escoger 30 temas a preparar, pero no es demasiado riesgo dejar el resto sin preparar?, bueno seguro que entendí mal,por eso por favor si me puedes aclarar, te lo agradezco.

    ResponderEliminar
  19. En la vida hay que ser valiente, :)
    De todas formas puedes calcular la probabilidad de que te salga un tema preparando treinta. Verás que es altísima.
    SAludos.

    ResponderEliminar