domingo, 25 de abril de 2010

Visita a Madrid (4)

Una vez finalizado el recorrido de la Gran Vía llegué a la Plaza de España, en la que había un grupo de actores y de músicos entreteniendo a los viandantes:



De ahí al templo de Debod no había más que un paso. Al observar esas piedras milenarias no pude reprimir un doble sentimiento. Por una parte, la emoción de tener cerca de mí una parte del ancestral Egipto, pero por otra parte una sensación de tristeza, por el hecho de que la ambición humana (la construcción de una presa) tuviera que alterar un entorno cultural de valor incalculable (de hecho, los templos de la zona de Abu Simbel siguen deteriorándose dada la erosión causada por la filtración de las aguas del lago Nasser):




Cerca del templo de Debod está la calle Ferraz. Es una calle curiosa, ya que alberga organizaciones con pensamientos políticos totalmente diferentes. En un lado de la acera, el sindicato Manos Limpias; unos metros más adelante, la sede del PSOE.
No pude evitar recorrer la calle, y tomar una fotografía de una tienda, que me llamó la atención por su relación con mis estudios:



Luego me dediqué a recorrer en sentido inverso la ruta de la mañana, dirigiéndome por la Gran Vía hasta la calle de Alcalá. Fui hacia la Plaza de la Cibeles, pasando por delante del Instituto Cervantes, en el que destacaba su singular entrada, custodiada fielmente por cuatro hermosas cariátides:



En el lado contrario de la calle, la fachada del Banco de España:



Al ver la fachada pensé que era una lástima que se plantasen árboles enfrente de edificios tan distinguidos, porque tapaban su belleza.

Finalmente, tras un corto recorrido llegué a la Plaza de la Cibeles. Al fondo, destacaba sin duda alguna, el impresionante edificio de la Casa de América:



No hay comentarios:

Publicar un comentario